Si estás planeando un proyecto de construcción que involucre el uso de acero inoxidable debes comenzar analizando el precio de este material que, sí es muy bueno aunque NO el más económico… pero tampoco el más caro.

 

Recuerda que como cualquier producto en el mercado, el precio del acero varía según el país, ciudad y zona donde se comercialice. Otros factores que determinan su precio final es la economía del estado, dinamismo económico de la región y accesibilidad.

 

Vayamos a un ejemplo, la lámina galvanizada cuesta alrededor de 16 pesos por kilo y la lámina de acero inoxidable al menos 4 veces más, es decir, más de 60 pesos por kilo. Ten en cuenta que hablamos de “acero” en su “estado puro”, más no en su procesamiento final.

 

No es lo igual adquirir un artículo de cocina de acero inoxidable que toda una maquinaria del mismo material. Por lo general encontramos productos de acero en cuatro sectores: electrodomésticos, automoción, construcción e industria general.

 

En los últimos años, los países con los precios más caros de acero han sido Brasil, Estados Unidos, Japón, Europa (de manera general), China y Rusia, respectivamente. Las cifras indican que para el 2019 los precios se mantendrán en 600 dólares por tonelada.

 

Sumemos a esto los procesos industriales, mano de otra, transportación y más aspecto del mercado para, finalmente, establecer un precio final del acero inoxidable cuando las personas lo compramos en una ferretería, tienda o distribuidora.

 

 

Fuente: arqhys.com y es.statista.com